¡Tenés que saberlo!

Gestionar el conocimiento: una inversión redituable para las organizaciones

En un mercado laboral cada vez más volátil, donde el deseo por la superación profesional, hace que los trabajadores cambien de empleo muy a menudo en búsqueda de nuevos desafíos, gestionar el conocimiento es primordial para que las organizaciones no pierdan la experiencia y el saber obtenido por sus colaboradores.

No solo para minimizar las consecuencias de la rotación de personal, la gestión del conocimiento surge como una herramienta de gestión de Capital Humano tendiente a potenciar las habilidades de las personas y fomentar la productividad de la organización a través de ellos.

Siendo el conocimiento uno de los activos más importantes de las organizaciones, gestionarlo implica “analizar y evaluar el desempeño actual y potencial de los colaboradores y definir e implementar acciones de desarrollo para las personas y equipos”1.

Considerar la gestión del conocimiento como una actividad tan importante como las propias del negocio, es vital para asegurar el adecuado desempeño de los colaboradores, haciendo de ésta una política que enaltece la cultura organizacional de le empresa.

Ahora bien, muy a menudo se suele confundir y denominar gestión del conocimiento a la mera gestión de información. Tratando de diferencias ambos conceptos, podemos decir que gestión la información, es la documentación de un conjunto de datos organizados, la cual muchas veces se encuentra asociada a los sistemas informáticos de gestión.

La gestión del conocimiento va más allá de eso. Cuando gestionamos el conocimiento tratamos de responder preguntas tales como ¿qué hacer con esos datos?, ¿Cómo utilizarlos para mejorar?. En definitiva, se trata de la capacidad de las personas de procesar e interpretar la información para mejorar los procesos de gestión, en post de la mejora continua, la cual requiere de un aprendizaje continuo de las personas.

Los beneficios de una adecuada gestión del conocimiento

Si bien una de las principales ventajas se visualiza en la mejora de la calidad de la producción y/o servicio brindado, innumerables son los beneficios de utilizar, compartir y desarrollar el conocimiento dentro de un equipo de trabajo.  Una adecuada gestión en este sentido, permite nivelar el conocimiento del equipo para rédito del negocio.

Al mismo tiempo que se le otorga valor añadido a los procesos de trabajo, los cuales también se simplifican permitiendo que todos los colaboradores puedan dar respuesta ante eventuales problemas; reduce costos de capacitación o formación, al contar con procesos definidos y documentados a través de “manuales de implementación”, permitiendo que los futuros colaboradores incorporen los mismos de manera fácil y eficiente.

Promover el conocimiento minimiza los costos del ausentismo, asegurando la realización de las tareas y brindar el servicio independientemente de que el colaborar responsable, se encuentre en el momento.

Difundir el conocimiento dentro de las organizaciones, incrementa el nivel de compromiso de los colaboradores al percibir el valor que ésta los otorga, brindándoles la oportunidad de conformar sólidos equipo de trabajo, al contar con toda la información  y herramientas necesarias para desempeñar sus tareas, mejorando de esta forma, el clima laboral, viéndose reflejado también en la mayor proactividad de los trabajadores.

¿Quién es el gestor del conocimiento?

Identificada como la persona encargada de liderar la creación de actividades para difundir y desarrollar el conocimiento dentro de las organizaciones, el gestor del conocimiento, es el responsable de determinar que conocimiento es esencial y cual no, creando políticas de gestión tendientes a difundir e incrementar el mismo. Se trata de un líder con capacidad crítica y analítica al mismo tiempo de contar con competencias sociales, indispensable para entablar un vínculo de camarería con los colaboradores, tecnológicas, para saber dar uso y potenciar las bondades que la tecnología brinda e intelectuales.

Si bien la presencia de un “knowledge manager”, formaliza la gestión del conocimiento, en muchas ocasiones son los propios colaboradores quienes, se encuentran gestionando el mismo dentro de las organizaciones. Es en este sentido donde el concepto de Ba, introducido por los japoneses Nokana y Konno cobra valor. Entendido como el “espacio para la conversión dinámica del conocimiento y las relaciones emergentes”2, el espacio Ba es el lugar físico donde los colaboradores socializan y del cual surgen ideas, información y conocimiento. Consciente o inconscientemente, los espacios socializadores dentro de las organizaciones, reuniones de equipos, desayunos compartidos, actividades lúdicas en general, constituyen espacios donde el conocimiento se encuentra en constante movimiento, dando lugar a la innovación y desarrollo del mismo.

http:/csintranet.org/competenciaslaborales/index.php?option=com_content&view=article&id=174:capacidad-de-gestionar-y-transmitir-conocimiento&catid=55:competencias

“Gestión del conocimiento y calidad total”, Benavides Velasco, Carlos A., Quintana García, Cristina.


Ingresa aquí tu cv