¿Por qué las personas dejan las organizaciones?

Entendida como la salida de los trabajadores de las organizaciones, la rotación de personal yace como una característica del mercado actual, donde esta es elevada.

Ya sea por la búsqueda de nuevos horizontes laborales, factor  fundamentalmente ligado a las generaciones jóvenes quienes constantemente se encuentran ávidas de nuevos desafíos, existen múltiples factores que inciden en la decisión de abandonar los puestos de trabajo y con ellos las organizaciones, los cuales deben hacer frente los responsables de gestionar el talento, para retenerlos.

Si bien existe una rotación interna, la cual es estimulante para los trabajadores, ya que constituye un cambio en el puesto de trabajo, producto muchas veces de una política de ascenso, o de espacio físico de trabajo, generada por el trabajo a distancia, pero siempre dentro de la misma organización; la rotación externa, producto de la decisión del colaborador, constituye un factor negativo para las organizaciones.

Motivos de renuncia

Diversos son los motivos por los cuales las personas deciden dejar su empleo. Si bien el aspecto económico, provocado por los bajos salarios o no suficientes para el trabajador, es uno de ellos, no es el más importante. Existe por delante otros factores aún más valorados que contribuyen a la toma de dicha decisión, dentro de los cuales se encuentran incluidos, en lo que en anteriores ediciones llamamos salario emocional.

  • Falta de motivación
  • Escazas o nulas posibilidades de crecimiento o de proyección dentro de la organización          
  • Inadecuado clima laboral
  • Jerarquías ineficientes que no inspiran confianza
  • Ausencia de reconocimiento por parte de jefes o líderes
  • Expectativas no colmadas
  • Desequilibrio entre la vida laboral y personal
  • Desequilibrio entre las competencias personales y el cargo, debido a una inadecuada selección.

Además de generar una mala imagen de la organización, puertas afuera y adentro, la alta rotación de personal supone un incremento en gastos tanto de selección como de capacitación. Para los trabajadores que aún quedan dentro, la partida continua de compañeros supone una baja en su compromiso, generando asimismo un clima de inestabilidad y desmotivación. Asimismo, la constante partida de trabajaros pone en riesgo la fidelidad del cliente, para quien este factor significa un alerta sobre la reputación de la organización.

La alta rotación de personal incide también en el incremento de los costos por fallas de calidad, dado que el pasaje de una misma tarea por varias manos, supone una pérdida de conocimiento que repercute directamente en el servicio brindado.

Una herramienta tendiente a mitigar los impactos negativos de la rotación de personas, es la gestión del conocimiento. Si bien no incide en la disminución de la misma, permite que quienes quedan dentro de la organización conozcan todos los roles dentro de la misma, para minimizar las fallas antes mencionadas.

Oportunidades de mejora

Si las condiciones económicas de la empresa, no permite que la misma pueda brindarle mejoras salariales a los trabajadores, es momento de fortalecer los factores que promueven la motivación intrínseca de los mismos, entendiéndola como aquella motivación producto de incentivos generados por la propia actividad que realiza. Para ellos es fundamental que los trabajadores se sientan apoyados y cómodos con sus actividades, por lo que es importante brindarles las mejores condiciones para que puedan desempeñar sus tareas de forma adecuada. Brindarles oportunidades de mejora a través del fortalecimiento de sus competencias, reconocer sus esfuerzos y logros, fomentar su creatividad, así como incrementar sus posibilidades de participación, son algunos de los factores que inciden fuertemente en su motivación.

Fomentar la comunicación fluida con los colaboradores, para la transmisión clara de objetivos y expectativas, es otro factor fundamental para evitar inconvenientes que devengan en la desmotivación de las personas, así como esclarecer roles y funciones dentro de las organizaciones, entre otros.

Contando con profesionales conocedores del comportamiento humano, en HUMAN PHI brindamos herramientas  de vanguardia que permiten conocer qué motiva a cada persona, y cuáles son los motores que guían su accionar, para implementar las mejores acciones de mejora, tendientes a retener el talento dentro de las organizaciones.