¡Tenés que saberlo!

¿Cómo convertir volúmenes sinfines de datos en un flujo perpetuo de entendimiento para optimizar los procesos de gestión del talento humano? La respuesta es la Inteligencia Artificial (IA).

 

En un mundo donde los avances tecnológicos abren paso a un sinfín de posibilidades, no ha de sorprendernos que el impacto de las nuevas tecnologías tenga un alcance multidisciplinario, derivando así también en el ámbito de los recursos humanos.

En definitiva, ¿Qué es la IA? y ¿cuáles son las principales aplicaciones y beneficios que ha entrañado en el ámbito de los RRHH?

La inteligencia artificial es la “simulación de la inteligencia humana por parte de máquinas”, más concretamente a través de sistemas informáticos.

Esta se basa en la creación de herramientas que permiten procesar grandes volúmenes de datos e información para intentar comprender la complejidad de la experiencia humana y tomar decisiones de forma automática.

La IA se dedica también a la actualización de las reglas que utiliza para tomar decisiones de modo que dichas herramientas internalizan los resultados de las decisiones que ha tomado previamente. En este sentido los sistemas de Inteligencia Artificial son capaces de establecer hipótesis predictivas en base a los datos que procesan, confirmando o corrigiendo esas hipótesis con el seguimiento temporal de la evolución de los datos y los resultados. 

Esta innovadora tecnología ha sentado las bases de una nueva era en la gestión del talento humano.

Actualmente, la demanda de perfiles competenciales vinculados al aprendizaje de los sistemas informáticos, sistemas predictivos y gestión de algoritmos, asociados a los especialistas en Big Data (científicos de datos) va en constante aumento.

¿Qué aplicaciones tiene la inteligencia artificial en el campo de los recursos humanos?

La IA permite procesar datos de los empleados en el transcurso del tiempo, tanto de su interacción social con otras personas como de sus propios resultados a través de sus comportamientos manifiestos en el contexto laboral, buscando patrones para analizar cuáles se presentan en los trabajadores de mejor rendimiento y posteriormente aplicar dichos patrones en los procesos de reclutamiento. De esta forma posibilita seleccionar de manera más objetiva y llegar más fácilmente a más candidaturas.

Podemos ver un claro ejemplo a través de la red Linkedin que cuenta con aplicaciones de algoritmos para rastrear talentos que puedan beneficiar a la organización.

Asimismo mediante algoritmos establecidos según el contexto de la propia organización y su cultura, el sistema es capaz de monitorizar patrones para detectar los equipos de alto rendimiento, las personas con mayor capacidad de liderazgo o los empleados que son más proclives a desvincularse de la organización antes de lo previsto.

En este mismo orden se pueden analizar también los absentismos laborales y cuáles son los casos en que es más probable que se produzcan, para posteriormente ejecutar planes de mejora.

El resultado de las predicciones será más fiable y exacto cuantos más “inputs” se registren dentro del sistema y cuanto más tiempo lleve estableciendo y siguiendo (para confirmar o reajustar) sus hipótesis predictivas.

En resumen, las diversas aplicaciones de la Inteligencia Artificial en el área de Recursos Humanos pueden significar un gran insumo para las empresas que buscan optimizar los rendimientos de aquellos procesos que se basan en análisis de datos objetivos, y evaluar más candidaturas o actuales trabajadores para una toma de decisiones más racional.

 

 

 

 

 


Ingresa aquí tu cv