¡Tenés que saberlo!

¿Cómo crear experiencias diferenciadas para atraer la fuerza laboral del futuro?

 

Las organizaciones atraviesan el proceso desafiante de adaptarse a los cambios demográficos y generacionales, que a la par del desarrollo de la tecnología y las nuevas tendencias, avanzan vertiginosamente redefiniendo entre otras cosas la naturaleza de la fuerza de trabajo.

En este escenario, al tomar conciencia de la necesidad de priorizar a sus empleados, los directivos de empresas y más específicamente los departamentos de Recursos Humanos, como responsables de la gestión de personas y del talento dentro de la organización, se vuelven los principales protagonistas en el gran reto que supone actualmente atraer y retener el talento.

La fuerza laboral que se existe hoy día en las organizaciones es muy diversa en tanto se compone por distintas generaciones cuyos valores, principios y expectativas difieren considerablemente entre sí. Baby Boomers (nacidos entre 1946 y 1965), “Generación X” (nacidos entre 1960 y 1980), “Millenials” (nacidos a partir de 1980) y la “Generación Z” (nacidos a partir de 1995), es la denominación que reciben las diferentes generaciones que coexisten dentro de las empresas.

Frente a esta multiplicidad de intereses, el desafío para las compañías se convierte en definir un plan de beneficios flexible para adecuarse a las necesidades de los distintos segmentos que la integran.

Ahora bien, ¿cómo atraer, retener y motivar personas tan distintas manteniendo la consistencia en los valores y cultura de la organización?

La clave está en la Propuesta de Valor para empleados (PVE). Este es un elemento fundamental del “employer branding” para atraer futuros empleados y comprometer a los que ya se tienen.

La PVE consiste en un conjunto de atributos y beneficios tangibles e intangibles que los empleados actuales o futuros reciben por parte de la empresa, y perciben como el valor que les aporta trabajar en dicha organización.

Deriva de la misión, visión y cultura de la empresa. Debe ser elaborada de forma clara y concisa, además de ser comunicada de forma eficaz transmitiendo un mensaje claro que sustente la imagen de la compañía como empleadora.

En términos generales, esta propuesta contempla algunos elementos como la flexibilidad laboral, las posibilidades de formación, la creación de un sentido de equipo y pertenencia, planes de carrera y esquemas de remuneración diferenciados y flexibles. No obstante, la PVE no se conforma únicamente por los beneficios ofrecidos, sino también por la percepción que tienen los empleados sobre la empresa.

Una PVE que es ideada y comunicada de forma satisfactoria transforma estos elementos en un valor a ofrecer a los empleados que busca y una experiencia vivencial para sus actuales trabajadores quienes se sienten identificados con la misión de la empresa y su marca empleadora.

En un contexto donde el concepto de trabajo se está redefiniendo a medida que las distintas generaciones se incorporan y abandonan la plantilla de empleados, y las tecnologías digitales evolucionan rápidamente afectando a las empresas que tienen mayor dificultad para acompasar los cambios, se vuelve imperativo para los directivos y responsables de la gestión del talento humano generar una ventaja competitiva y valor para los empleados, clientes y grupos de interés de la empresa.

El desafío para atraer y retener la fuerza laboral del futuro está entonces en la capacidad de las organizaciones de reinventarse y convertir a sus empleados en el eje del cambio, permitiéndoles prosperar en un futuro potenciado por las nuevas tecnologías, y generando así un verdadero valor de negocio, adquisición y retención de talento, productividad laboral, innovación y creatividad.

 


Ingresa aquí tu cv